Itineraria de reflejos, lírica y melancólica, dejo parte de mí en cada paisaje que visito, pero no hallo donde quedarme.. empapado, continúo mi camino, a donde quiera que dé.

Mi verso,
humilde y delicado,
vuela
como vuela una sonrisa
o la caricia de una mirada,
buscando
el camino de alma a alma
con su aleteo de mariposa,
esperando el momento
de posarse.