Itineraria de reflejos, lírica y melancólica, dejo parte de mí en cada paisaje que visito, pero no hallo donde quedarme.. empapado, continúo mi camino, a donde quiera que dé.

El barrio se despereza
desganado,
mañana será ya fiesta,
y parece que hoy
no les apetezca vivirlo.
Regreso a la partida,
al laberinto.