Itineraria de reflejos, lírica y melancólica, dejo parte de mí en cada paisaje que visito, pero no hallo donde quedarme.. empapado, continúo mi camino, a donde quiera que dé.

Abajo,
has de ir
más abajo,
hasta alcanzar
ese fondo viscoso
que te enturbia el agua.
Hunde tus pies en él
con tiento,
que no te atrape.
Nótalo blando,
no es tan difícil atravesarlo,
y llegar
a la base firme
que yace debajo..
ESE
es el momento
de tomar impulso.